Nuestra publicación de abril en el panorama cambiante del apoyo a la salud mental durante COVID se siente como hace una vida. Muchos de los miembros de la comunidad de recuperación de trastornos alimentarios estaban explorando grupos de apoyo en línea, telemedicina y telesalud por primera vez. Avance rápido hasta hoy, y muchas de estas formas de programación relativamente desconocidas se han convertido en un nuevo estándar y una práctica común.

La telesalud permite a quienes luchan contra los trastornos alimentarios la oportunidad de conectarse de forma remota con los médicos para recibir servicios virtualmente. El software seguro protege la privacidad del paciente, al mismo tiempo que brinda la oportunidad de comunicarse por video, "cara a cara" con un médico, una enfermera o un terapeuta. A medida que continuamos practicando el distanciamiento social y nos adherimos a las pautas locales y estatales, la telesalud ofrece una vía crucial para continuar el viaje de recuperación del trastorno alimentario, incluso cuando la programación en persona no es una opción.

En Reasons, hemos aprendido mucho durante este tiempo sobre los beneficios y desafíos asociados con un programa de telesalud. Para aquellos que están considerando opciones de tratamiento de trastornos alimentarios virtuales y para los proveedores que están explorando ofrecer este tipo de programación, queremos compartir algunas cosas que hemos aprendido en el camino:

Desafíos y oportunidades subyacentes

“Fatiga de zoom”

El concepto de "Fatiga de zoom”, la naturaleza agotadora de los largos períodos de videoconferencia es real. Si bien el término se acuñó a partir de una popular plataforma de videoconferencia, también se aplica por igual a la programación de video segura y compatible con HIPAA. Las videoconferencias en línea pueden requerir que muchas partes diferentes de nuestro cerebro se activen al mismo tiempo. Es posible que necesitemos mirar a una persona en la cámara, mirar el contenido en una pantalla, absorber información y verificar los canales de chat, todo al mismo tiempo. ¡Y eso es solo la punta del iceberg! Si su videoconferencia se está ejecutando mientras también atiende correos electrónicos y recibe otras notificaciones en su dispositivo de transmisión, su cerebro trabajará a toda marcha para consumir toda la información que está recibiendo. Agrupe este desafío con la cantidad de tiempo frente a la pantalla que requieren muchos de nuestros trabajos, y el desafío aumenta aún más. Por estos motivos, alentamos a los pacientes de telesalud a que desactiven las notificaciones y otros dispositivos, y no utilizamos presentaciones en pantalla durante una sesión. En cambio, nos enfocamos en conectarnos cara a cara por video, para que el médico y el paciente puedan estar tan presentes como sea posible.

Yo en la pantalla

Para aquellos que trabajan en la recuperación del trastorno alimentario, los espejos a menudo presentan un desafío importante. Imagine el desafío de verse inevitablemente a sí mismo en una pantalla de video. En Reasons, tratamos de enmarcar este desafío como una oportunidad y como una terapia de exposición. Juntos, exploramos con los pacientes cómo podrían reformular su evaluación y sus sentimientos en torno al yo que ven en la pantalla.

Privacidad

La programación de recuperación de trastornos alimentarios es de naturaleza muy personal. Con la excepción de las sesiones de terapia de grupo, muchas intervenciones terapéuticas son interacciones privadas uno a uno. En el mundo de la telesalud y las videoconferencias, encontrar un espacio físico para tener una conversación privada puede ser difícil. Alentamos a los pacientes a buscar un lugar aislado donde se sientan seguros, sin interrupciones y sin ser escuchados.

Monitoreo de signos vitales

Dado que los trastornos alimentarios son problemas de salud mental con impactos directos en el cuerpo físico, el control de los signos vitales es un componente clave del tratamiento. Los trastornos alimentarios pueden poner en peligro la vida físicamente, por lo que es fundamental comprender el bienestar físico del paciente. Para los proveedores de tratamiento, considere trabajar con un equipo de pacientes ambulatorios para determinar la frecuencia necesaria de los controles de signos vitales o abrir su espacio semanalmente para visitas de control en persona si es seguro hacerlo.

Anhelo de conexión en persona

Ya sea que esté en tratamiento de trastornos alimentarios o no, el distanciamiento social ha resaltado para muchas personas el anhelo de una conexión en persona. A menudo, el video no parece suficiente, especialmente para aquellos que valoran mucho el lenguaje corporal, el contacto visual y las señales no verbales.

Para el paciente de urgencias, verse a sí mismo en la ventana Zoom es difícil. Spin: ¡es una terapia de exposición!

Beneficios de telesalud

A pesar de los desafíos asociados con la programación virtual del tratamiento del trastorno alimentario, la telesalud también ofrece beneficios únicos para el paciente y el proveedor.

Mayor acceso a la atención

Para aquellos con problemas de transporte, la telesalud abre una nueva puerta para recibir tratamiento. Si no tiene los medios para llegar a un centro de tratamiento para sesiones en persona, puede obtener el valor de esas sesiones desde la comodidad de su hogar. Además, para aquellos que luchan por equilibrar los compromisos de tiempo de los desplazamientos, la telesalud ofrece el respiro para evitar caminar hacia y desde el tratamiento hasta el trabajo y el hogar.

Mayor Cobertura de Seguro

En algunos casos, los proveedores de seguros ofrecerán una mayor cobertura para la telesalud que para la programación en persona. Los protocolos de seguros varían ampliamente según el proveedor. Consulte con su aseguradora o comuníquese con su proveedor de telesalud para obtener orientación sobre cómo navegar el sistema.

Alivia la ansiedad

Muchas personas se sienten ansiosas por abrirse en un entorno grupal, especialmente en un tema tan personal como la recuperación del trastorno alimentario. Más allá de la ansiedad de presentarse en un entorno grupal, otros se sienten nerviosos al ingresar a entornos de atención médica. Para estas personas, la telesalud puede ofrecer una forma de buscar tratamiento con una mayor sensación de facilidad.

Una respuesta para la ambivalencia

Muchas personas que luchan contra los trastornos alimentarios expresan ambivalencia o negación acerca de la necesidad de tratamiento. Para aquellos que no están seguros de si el tratamiento del trastorno alimentario es adecuado para ellos, la programación virtual puede proporcionar una forma de explorar el tratamiento sin mucha presión sin sentirse muy comprometidos con la programación a más largo plazo.

Crea un nuevo tipo de comunidad

La telesalud amplía el radio de quién puede participar de manera realista en la programación del tratamiento del trastorno alimentario. La típica logística presencial de desplazamiento, viaje y alojamiento desaparece en el contexto de la telesalud. Esto no solo abre la puerta para que más personas reciban el tratamiento que tanto necesitan. También amplía y diversifica la comunidad de pacientes que participan. Como paciente, la telesalud aumenta la probabilidad de que su comunidad de recuperación abarque todo el país y le ofrece una nueva forma de ampliar sus horizontes y redes.

Sin duda, la pandemia ha creado muchos giros y vueltas en la vida de todos nosotros. En el contexto de nuestra programación en Reasons, ¡ciertamente hemos tenido que ser creativos! Pero, estamos agradecidos por esa oportunidad. Como comunidad de recuperación, hemos aprendido mucho este año sobre los altibajos de conectarse en un mundo virtual. Estamos comprometidos a compartir lo que aprendemos y a evolucionar y crecer, junto con nuestros pacientes.

Si usted o alguien que conoce está luchando con un trastorno alimentario, no permita que la proximidad física al tratamiento se interponga en el camino de la ayuda. Ya sea a través de Reasons o de otro proveedor en el que confíe, la programación virtual puede abrirle la puerta a su viaje de recuperación o, al menos, brindarle una dosis de apoyo virtual en el camino.